Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevista a NOEMÍ TRUJILLO Poeta, escritora y editora de Playa de Ákaba

NOEMI TRUJILLO2«Mientras haga libros seré una mujer feliz.»

 

 

 

¿Cómo te sientes ahora que tu nuevo libro ha llegado a las librerías?

 NTG: Feliz. No puedo sentirme de otra manera. Aunque sé que eso solo es el principio, ahora toca lo más difícil: pelear por tu libro. Ha terminado el tiempo en el que los libros se vendían solos, ahora hay que hacer mucha promoción, presentaciones, actos, publicidad, festivales, hay que convencer al lector de que tiene que comprar tu libro. Los libros ya no se compran por inercia y, personalmente, yo creo que eso es bueno.

9788416216390

¿Y cómo convencerías tú al lector para que compre tu libro?

NTG: Lo primero que me gustaría decirle es que, aunque se trate de un libro de poesía, no es un libro solo para los lectores de este género. Existe una idea generalizada de que la poesía es difícil de entender y eso echa para atrás a muchos lectores, que se definen como “no lectores” de poesía. La poesía contemporánea es bastante ágil y la mía en particular es sencilla y apta para todo el mundo. Yo busco que me lean y me entiendan, y mis poemas se centran mucho en los sentimientos. Todo el mundo entiende de sentimientos, todo el mundo sabe lo que es estar enamorado, echar de menos, tener ganas de hacer algo que no puedes hacer; por ello, lo primero que me gustaría reivindicar es que no es un libro solo para poetas o amantes de la poesía, es un libro que cualquiera puede entender y disfrutar.

¿Y a los amantes de la poesía qué les dirías para animarles a comprar tu libro?

 NTG: Un lugar con nieve es una antología que reúne todo mi trabajo poético desde 2008, que fue cuando comencé a publicar poesía (la he escrito desde siempre), hasta ahora. No es solo un libro más, es un libro que compila toda mi trayectoria poética. En él puede verse mi evolución como poeta, desde el inicio hasta ahora.

¿Cuál es para ti ese lugar con nieve?

NTG: Cualquier lugar que uno habita y en el que es feliz. En mi caso, particularmente, podría ser Madrid. Culturalmente Madrid le lleva mucha ventaja a Barcelona. Cuando haces actos culturales por toda España, como hago yo con la editorial, te das cuenta de qué ciudades funcionan culturalmente y qué ciudades se han vuelto ineficientes. Por ejemplo, es maravilloso hacer cualquier acto poético en Andalucía, no en vano esta tierra ha sido cuna de grandísimos poetas en lengua castellana: Góngora, Bécquer, Machado, Lorca, Cernuda, Alberti, Altolaguirre, Rosales… Ir a Andalucía a hablar de poesía es algo mágico, especial, telúrico. En Andalucía las asociaciones culturales y ateneos siempre tienen la puerta abierta a la poesía y a poetas de toda España, cosa que no ocurre en otras Comunidades Autónomas. Cataluña está rota por el independentismo, las banderas y la mala gestión política de nuestros gobernantes, y los actos culturales en castellano no funcionan y no siempre tienen buena acogida. Esto, como catalana que soy, me entristece mucho. Madrid, sin embargo, siempre tiene la puerta abierta a la cultura, es un hervidero de ideas, de gente creando, creciendo, inventando, poetizando; hay actos culturales a diario, y están llenos de gente, se compran más libros, se venden más libros, Madrid no para de moverse mientras que Barcelona está inerte (a nivel cultural), estancada en su proceso independentista. Por todo eso, mi lugar con nieve es Madrid. Además, en Barcelona casi nunca nieva.

¿Qué puedes decirnos de la caída de ventas de libros que se ha producido desde 2008 hasta ahora?

 NTG: Si hablamos de poesía, yo no noto diferencia de 2008, que fue cuando comencé a publicar, a ahora. La poesía, en el siglo XXI, siempre ha estado en crisis y ha tenido poca venta. A mí me parece muy importante que poetas, escritores, libreros, editores, distribuidores, nos agrupemos de alguna manera para desarrollar una estrategia común: conseguir más lectores. No podemos dejarle esa responsabilidad solo a los organismos públicos, profesionales del sector del libro y empresas privadas; debemos trabajar también por fomentar la lectura y conseguir más lectores. Todos salimos beneficiados de ello.

¿Con cuál de los diez poemarios que forman parte de Un lugar con nieve te identificas más?

 NTG: Quizá con Velma y yo, uno de los últimos poemarios y que había permanecido inédito hasta ahora. En este libro no está solo mi voz como poeta, sino también mi voz como editora. Escribo versos, publico versos, convivo con el mundo de la edición desde dos vertientes y esa dualidad está muy presente en Velma y yo.

La inspiración, el proceso creativo, el arte, la escritura, la edición y, también, la no venta, el no éxito, la devolución, el fracaso, la destrucción, todo está ahí, condensado en ese pequeño libro, toda la magia y toda la crueldad de este oficio tan hermoso que es hacer libros para que otros los lean.

Si tuvieras que elegir solo un poema de la antología, ¿con cuál te quedarías?

 NTG: Lo tengo claro: Regalo de boda. Mi poema para todas las personas que aman.

¿En qué estás trabajando ahora?

 NTG: En varias cosas a la vez. No sé centrarme en una sola. He terminado un nuevo poemario (siempre la poesía le gana la partida al resto de mi creación), una novela juvenil y estoy avanzando bien con mi segunda novela (la primera permanece inédita). No sé qué será lo que se publicará de todo esto ni en qué plazos: yo solo escribo.

¿Qué balance haces de los dos años que lleva en marcha la editorial Playa de Ákaba?

 NTG: Muy positivo. Nacimos en un año muy malo de ventas (2012). En plena crisis hemos publicado ya quince poemarios, ocho novelas, varios libros de relato breve, infantiles y de la colección de clásicos. Entre libros individuales, colectivos, digitales e impresiones bajo demanda hemos publicado en dos años a más de cien autores: ojalá pueda decir lo mismo de los dos próximos años. Nuestro objetivo es poder seguir haciendo libros bonitos, de alta calidad literaria, ganar lectores, asentar nuestra marca editorial, fomentar la poesía y la narrativa contemporánea y trabajar, trabajar, trabajar todos los días por seguir haciendo libros. Mientras haga libros seré una mujer feliz.

Usted fue funcionaria durante un tiempo, del departamento de cultura….

 NTG: Sí, más de seis años. Hasta que después de cuatro oposiciones aprobadas y con muchos méritos por años de trabajo, convocaron mi plaza y no la gané yo. Ese “despido” fue lo mejor que me ha pasado en la vida, si no me hubieran echado a la calle como a un perro aún seguiría ordenando expedientes amarillos y no hubiera apostado por lo que de verdad me hace feliz. Es importante fomentar iniciativas emprendedoras como medida para salir de la crisis y como solución a la fuerte destrucción de puestos de trabajo que se ha producido desde 2008 hasta ahora. Yo animo al gobierno a que baje las cuotas de autónomos, no como medida de ayuda puntual y durante un tiempo determinado, sino como medida fija; la cuota de cotización de autónomos, incluso la mínima, es demasiado alta. Una cuota más baja haría que mucha gente que ahora hace trabajos freelance de forma esporádica y que no se da de alta por no asumir costes fijos tan altos, se hiciera autónomo, desarrollara su proyecto y creara puestos de trabajo, de forma directa o indirecta.

Barcelona no está reflejada en sus poemas como una ciudad ideal para vivir en ella…

 NTG: Soy catalana y siempre he vivido cerca de Barcelona y cerca del mar. El proceso independentista catalán, por desgracia, ha fracturado a la sociedad catalana. Yo, a nivel personal, me siento engañada y estafada por mi tierra: ese bilingüismo y esa convivencia que me vendieron durante mis años de estudio ha acabado siendo mentira. Es una pena que algo que podría ser una gran riqueza (tener una población bilingüe) se haya convertido en un problema. La última vez que organicé un acto en el Ateneu Barcelonès un señor me dijo que “era una vergüenza que en el Ateneu Barcelonès se hicieran actos en castellano.” Ese fue uno de los días más tristes de mi vida. Considero que mucha gente en mi tierra ha perdido el juicio y se ha vuelto fuertemente insolidaria. Eso hará que muchas personas con pensamiento no totalitario quieran marcharse de Cataluña. Yo lo haré en breve. No me gusta vivir en un lugar que, ahora mismo, es un gran charco de arenas movedizas. Pero aunque me exilie sigo amando mi tierra, Cataluña, y mi ciudad, Barcelona, aunque la considere una madre de sangre fría y bastante poco cariñosa con sus hijos charnegos.

Esa palabra, “charnego”, está presente en parte de su trabajo poético…

 NTG: Es inevitable que así sea. Mi padre y mi familia paterna es de Córdoba, mi madre y mi abuela son de Lérida, estoy casada con un madrileño, soy catalana y tengo dos hijas catalanas, mi abuelo era italiano…. No tengo apellidos catalanes, pero eso no quiere decir que no sea catalana; no soy independentista, pero eso no quiere decir que sea una “mala catalana”, soy bilingüe y quiero seguir siéndolo, y no entiendo que eso cree conflicto en mi tierra. En mi tierra en seguida te cuelgan etiquetas: “catalanoparlante”, “castellanoparlante”, “charnega”, “hija de”, “esposa de”. A mí las etiquetas no me gustan, siempre he procurado evitarlas porque considero que nos limitan. Tuve una jefa en uno de los ayuntamientos en los que trabajé, que se dignó decirme que: “desde que te has casado con un madrileño te has españolizado mucho”. No le contesté si quiera a la impertinencia y pensé, simplemente, que era una persona corta de miras. En mi tierra, si no tienes apellidos catalanes y no usas solo el catalán para expresarte, es fácil que recibas comentarios de este tipo y que debas aprender a convivir con ellos sin que te afecten demasiado.

De verdad me gustaría que llegara un tiempo en el que en Cataluña el bilingüismo de su población fuera algo hermoso y positivo, en lugar de ser un foco de permanente conflicto entre los catalanes, que se etiquetan unos a otros según la lengua que usen o si han ido o no han ido a una manifestación en la calle. Yo soy de las que piensa que en democracia las convicciones políticas se demuestran en las urnas, no tomando las calles. Eso es lo que pasa en mi tierra y me parece triste, y esa es la realidad que vive en mis poemas. He intentado no dramatizar ese sentimiento ni radicalizardo, intento solo reflejarlo, mostrarlo tal y como yo lo he sentido y a mí me ha afectado.

¿Qué consejo le darías a un  poeta que busca editor?

 NTG: Paciencia.

¿Y a un poeta que acaba de publicar su libro?

 NTG: Que los lectores no llegarán solos.

¿Qué piensas de la autopublicación?

 NTG: Que si no hay otro recurso y todo lo demás ha fallado, es una buena alternativa para que un texto que puede ser válido no se quede en el cajón.

¿Es fácil convivir con un escritor de tanto éxito como tu marido, Lorenzo Silva?

 NTG: Es maravilloso. Sin él no existiría nada de lo que amo. Ni mi poesía, ni mi editorial. Él me da fuerzas para seguir y es un gran ejemplo. Si tiene el éxito que tiene es porque trabaja muchas horas al día, todos los días de la semana, y porque no para de hacer cosas para dar a conocer su trabajo. El éxito es una mezcla de convicción, paciencia, constancia y suerte. Y tres de esos cuatro factores dependen de nosotros, y eso me lo ha enseñado Lorenzo y tengo que agradecérselo.

Muchos comparan vuestra Playa de Ákaba con la Hogarth Press…

 NTG: Siempre fue nuestra inspiración. Hacemos los libros en casa, como ellos en sus principios; tenemos una política de suscripciones, al igual que ellos al principio, pero el tiempo dirá en qué quedarán nuestros esfuerzos. De momento, podemos seguir haciendo libros. Que ya es bastante.

La Generación Subway, el Festival Carboneras Literaria, el festival Torrejón Literario, el Día Diderot…. Estás muy activa.

NTG: Como he dicho creo que es importante hacer cosas para acercarse al lector. Si no nos movemos no se conoce nuestra obra, estoy trabajando en nuevos proyectos que espero poder desarrollar dentro de poco, todos destinados a acercarle la cultura, que es algo que cambia cada día, a la gente.

Se nota que te apasiona lo que haces….

NTG: La creación es anárquica y tirana, pero ofrece muchas recompensas. Todos, incluso las personas que dicen no leer, amamos los libros, nos educamos con libros, aprendimos cosas de los libros. Dedicarme mi vida a ellos es algo que sí, me apasiona.

¿Te resulta difícil compaginar tu trabajo editorial, tu trabajo como gestora cultural, tu trabajo de escritora, con tu vida y tus responsabilidades familiares?

 NTG: La verdad es que sí. Me quedé embarazada de mi hija pequeña al mismo tiempo que lancé la editorial y, de golpe, me encontré con dos bebés en brazos. ¡Pero no cambio eso por nada! Dicen que hace más el que quiere que el que puede, y es verdad. Intento robarle minutos al día para poder compaginarlo todo, hago lo que buenamente puedo, como todas las mamás. No tengo prisa, lo que me importa es hacer bien lo que hago, sea escribir o editar o montar un festival, y ganar lectores poco a poco, tanto para mi trabajo personal como para Playa de Ákaba, ese debe ser el objetivo de todo escritor y de todo editor: ir ganando lectores poco a poco y fidelizándolos con tu proyecto. En ese sentido debo decir que me siento muy afortunada y que tengo una relación muy bonita con mis lectores de poesía, algunos fieles desde el primer poemario, La Magdalena, y siento un agradecimiento infinito a los suscriptores de Playa de Ákaba, porque con su apoyo podemos seguir haciendo libros. Es compromiso de todos que el libro de papel no desaparezca, y debemos cuidar juntos de ese compromiso.

Recomiéndenos un título de los quince de su catálogo de poesía.

NTG: Tierra de invierno, de Elías Gorostiaga. Es breve, pero en esa brevedad hay condensados muchos años. Yo soy una amante de lo breve, de no añadir un verso de más si puedes evitarlo. Tierra de invierno es, como dice Luis Artigue en su prólogo, un trabajo de arqueología para poetas. Es muy intenso y muy hermoso, me parece el mejor libro del catálogo, si debo elegir solo uno.

Y una novela.

 NTG: Tiza, de Eugenio Asensio. No hemos tenido mucha suerte en los medios de comunicación con esa novela, y ha sido injustamente olvidada ya, y eso que no hace ni un año de su publicación. Debo reivindicarla como una gran novela contemporánea, de la que me siento muy orgullosa y que pone sobre la mesa el tema de la educación de nuestros hijos, del ambiente en el que cursan sus estudios en la secundaria, de la vocación de los profesores, de hasta qué punto nos implicamos todos (padres, profesores y alumnado) en el futuro de nuestra sociedad. Si no la han leído, les recomiendo encarecidamente hacerlo.

¿Cuáles serán las próximas novedades de Playa de Ákaba?

 NTG: Los dos ganadores de nuestro premio literario, tanto en narrativa como en poesía, Isabel Laso con La canción del bardo y Josep Piella Vila con El caminante de hojalata. Dos buenos libros que presentan un premio que comienza.

¿Qué es lo que le parece más difícil del mundo literario?

 NTG: Luchar contra el anonimato. Que los libros no se olviden en quince días. Ganarte la confianza de tus lectores y no perderla con el paso de los años.  Y no dejar de ser fiel a ti mismo y no venderte a las modas pasajeras: debes escribir siempre lo que quieras escribir, independientemente de si es comercial o no.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: