Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevista a Belén Rodríguez Quintero, finalista del I Premio Novela Playa de Ákaba

Belén Rodríguez Quintero: «Vivir la vida novelándola»

belen rodriguez quintero

¿Qué supone para ti haber quedado como finalista del I Premio de Narrativa de Playa de Ákaba?
BRQ: Escribir es un acto íntimo, una necesidad, pero esta cara de la moneda ansía la otra cara: ser leído, reafirmarte en que merece la pena el esfuerzo que supone robar horas al día para ocuparte en esta pasión que es la literatura.
Por ello, quedar como finalista de un premio como el que convoca Playa de Ákaba, significa dar sentido a esta pasión y, además, una vía maravillosa para que la gente lea lo que escribes. Compartir unos escritos que de otro modo quedarían ocultos en una carpeta de tu ordenador.
Y, además, que forme parte del elenco de ganadores, aunque se como finalista, de la primera convocatoria de premios que convoca Playa de Ákaba, me hace sentir que formo parte de la historia de esta editorial de una manera especial.

¿Cómo nació la idea para esta novela? Porque es no es muy habitual que el personaje principal de una novela no tenga nombre y no exista.
BRQ: Era una idea que martilleaba mi cerebro, que es algo que me sucede antes de comenzar un relato o una novela. Durante días me persigue la esencia de una historia, surge como un pensamiento poco definido y con los días va adquiriendo forma.
Pero la idea de escribir una novela sobre un personaje que no existía era complicada de llevar a cabo y me resistía a ponerme a ello. Me preguntaba: ¿esta historia podrá sustentarse en más de una página? Finalmente me atreví, sin conocer bien cómo iba a desarrollar la narración. Solo tenía al personaje principal. Y es que yo no soy escritora de sentarme frente al portátil con un argumento bien desarrollado y definido, no funciono así. Es más, a veces mi personaje tenía casi diseñado un camino y, cuando le doy vida, él decide que es otro su trayecto. Lo que es fantástico, me encanta que mis personajes me sorprendan.
Esto es lo que me sucedió con Tras las grietas, su protagonista fue adquiriendo vida propia y el reto, la idea, se pudo desarrollar en forma de novela. Hasta el tipo de narrador surgió escribiendo. Me di cuenta de que en esta historia ni el narrador podía conocer lo que sucedía mucho antes que el lector, me parecía interesante que narrador-lector formaran un tándem en la lectura, y que juntos se preguntaran y sorprendieran ante los hechos que se encontraran en la narración.

Hablas de ideas que te persiguen, de necesidad de escribir, ¿qué representa entonces para ti la literatura? ¿Cuándo comenzó esta necesidad?
BRQ: Escribo desde que era niña, ya entonces me surgió la necesidad de plasmar en un papel las historias que nacían en mi cabeza. Creo que fue importante para mí el que en mi casa se hablara de escritores de una forma directa. Mi abuelo materno era primo de los hermanos Álvarez Quintero, de hecho, Serafín Álvarez Quintero era su padrino y mantuvo una relación muy estrecha con ambos cuando convivió en su casa mientras estudiaba medicina en Madrid. Como mi madre nos hablaba mucho de ello, nos inculcó el amor por las letras, y tuve la posibilidad desde pequeña de conocer que no solo los libros se podían leer, también se podían escribir. Y esto, que puede parecer obvio, no lo es, y menos cuando eres un niño.
Muchas veces paseando o viajando en el metro no puedo evitar novelar en mi imaginación lo que observo. Cualquier mirada, gesto o frase, puede ser el comienzo de una gran historia. Y es que, para mí, la escritura es una forma de vivir. Pierdo la noción del tiempo cuando escribo.
Aunque me encantaría ganarme la vida con la literatura, lo cual es dificilísimo, hay una parte positiva en que no sea lo que me da de comer: no tengo la presión de escribir, lo hago por placer, porque quiero y lo necesito.

Ya que ves difícil ganarte la vida con la literatura, ¿cómo ves entonces el mundo literario hoy en día?
Como gran lectora que soy, me da mucha rabia entrar en una librería y que me metan por los ojos libros que luego me decepcionan por lo vacíos que resultan. Permanecen en mi memoria menos tiempo que la lista de la compra. Aunque comprendo que tiene que haber todo tipo de literatura, no entiendo que no se dé más valor a los libros que no solo te distraen, también te trastocan, te hacen pensar en aspectos de la vida de otra forma, con otro enfoque. Historias embaucadoras, frases ingeniosas y bellas.
Es como si un gran cocinero presumiera de competir con cadenas de hamburgueserías o de pizzas. Es absurdo. Los paladares se pueden educar y deleitar con platos más elaborados y, encima, al mismo precio que una hamburguesa. ¿Rechazarías un exquisito plato que te ofreciera un gourmet al mismo precio que una pizza? Lo que en la gastronomía resultaría ridículo en el mundo literario actual es una realidad, triste y decepcionante.
Por esto que te cuento, admiro la labor que está realizando la Editorial Playa de Ákaba. Gracias a ellos estoy leyendo libros de escritores menos conocidos, o nada conocidos, que me están encantando y sorprendiendo. Es estupendo volver a tener fe en la literatura, quizá haya esperanza todavía y con el tiempo las librerías se llenen de buenos libros y después las estanterías de las casas de los lectores.

Ya que hablas de libros en estanterías, ¿papel o digital?
BRQ: Me encantan los libros de papel y, si tuviera espacio en mi casa, me encantaría tener una gran biblioteca, inmensas estanterías repletas de libros. Pero también me gusta el libro electrónico por lo cómodo que resulta leer de esta forma. Te aseguro que en hora punta en el metro, resulta más fácil leer sujetando con una sola mano, que es la misma que pasa las páginas, además de poder elegir el tamaño de la letra. Cuando te vas de viaje resulta muy práctico poder llevar todos los libros que vas a leer en un solo artilugio.
Por otra parte, y desde el punto de vista de un escritor que empieza, resulta fabuloso poder llegar a lectores de cualquier parte del mundo a través de un libro digital. Me produce mucha curiosidad descubrir las posibilidades que te da Internet, es un mundo infinito que hay que aprender a sacar partido.
Pero habrá que encontrar la forma en que puedan convivir ambos sin que el libro de papel, las librerías y las editoriales sean devoradas por el mundo digital y el problema del pirateo. El mundo literario en general tiene que reinventarse. Y si me preguntas cómo, te contestaría que las librerías y las editoriales tienen que asumir que el libro electrónico es una realidad que hay que incorporar en sus vidas como una oportunidad y no como una amenaza. Y las leyes deberán ayudar a luchar contra el pirateo, que es enemigo de la Cultura.

Para finalizar esta entrevista, ¿cuál será tu próximo proyecto literario?
BRQ: Comencé una novela este verano, pero no me tiene muy convencida, quizá deba dejarla reposar un tiempo, y últimamente me apetece mucho escribir un libro de relatos. Disfruto escribiendo novelas, pero también con los relatos: mezclar historias en un solo libro, pensar cada palabra, cada línea. Comprimir una historia en poco espacio que sea capaz de desplegarse en las mentes de quienes las lean.
No sé, ya veremos, tendré que preguntar a mis personajes. Ellos son los que mandan.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: