Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevista a MIGUEL HERNÁNDEZ GARCÍA, finalista del I Premio de poesía Playa de Ákaba

MIGUEL HERNÁNDEZ GARCÍA:«Recomiendo Catálogo evaporado a cualquier persona que quiera sentir algo distinto y muy propio al mismo tiempo».

 Foto - Miguel Hernández García

Es inevitable comenzar preguntando por el nombre del autor. ¿Casualidad u homenaje?

MHG: Miguel Hernández es uno de mis poetas favoritos, su obra es impactante. Sin embargo, mi nombre es fruto de la casualidad. Nací el día de san Miguel, y de ahí que me pusieran ese nombre. Precisamente para evitar la confusión empleo los dos apellidos, además de para remarcar la presencia del apellido de mi madre, que se ha matado siempre por ayudarme y darme una buena educación. Podría haber empleado únicamente Miguel Hernández para que la gente se confundiera y fuera a por mi obra pensando que podría ser del poeta de comienzos del siglo XX pero habría sido una estrategia muy burda, jejeje.

¿Y qué nos puede decir sobre el título de esta obra, “Catálogo evaporado”?

MHG: En cierto modo, las palabras que conforman la obra vienen a ser los elementos que conforman una especie de catálogo, de muestra de sensaciones, momentos, vivencias, personas, etc… que reflejan lo que soy. Son unos elementos cambiantes, que van variando y añadiéndose casi a cada segundo, como si se evaporaran. No desaparecen, se quedan ahí, como el vaho que permanece al evaporarse el agua.

¿Qcover-catalogo-evaporadoué supuso ser proclamado finalista del 1er Premio de Poesía “Playa de Ákaba”?

MHG: Supone nacer literariamente, ser, existir. Es absolutamente abrumador que una primera obra alcance ese reconocimiento, máxime sabiendo el cuidado que la editorial Playa de Ákaba tiene con la poesía. Es una editorial en la que hay grandes autores como Lorenzo Silva, Noemí Trujillo o Anamaría Trillo dejándose su tiempo y su dinero en una ilusión compartida con mucho mimo, esmero y profesionalidad, y poder pertenecer a un trocito tan importante de su historia supone una tremenda ilusión. Con la escritura, y en particular con la poesía, no dejo de tener una sensación de advenedizo, a veces hasta de intruso, que se ha reducido mucho con este galardón.

¿Por qué la poesía? ¿Cómo surge ese proceso de creación?

MHG: Para mí es un desahogo necesario. En la mayoría de los trabajos que he realizado, como traductor, periodista, profesor y hasta tester de videojuegos, he tenido que ceñirme siempre a la precisión de la realidad, al cuidado de la veracidad, al reflejo casi automático de cuanto me rodeaba. Escribir supone darle margen a los impulsos, al desequilibrio, a desordenar las palabras para dar un sentido a aquello que seguramente no lo tenga. ¿Por qué poesía? Porque es la manera más sincera y espontánea de hacerlo. Además, hay muchas canciones que me influyen y, de alguna manera, escribir poesía es lo más parecido que podía hacer a escribir canciones, dadas mis nulas cualidades musicales.

¿Cómo hay que acercarse a este “Catálogo evaporado”? ¿A quién se lo recomendaría?

MHG: Se lo recomiendo a cualquier persona que quiera sentir algo distinto y muy propio al mismo tiempo. No se debe pensar que es un libro complejo, o exquisito, por el mero hecho de ser un poemario. Puede ser tan valioso y placentero como una película, una canción, un partido de fútbol o un monólogo cómico. Hay que acercarse sin miedo, sin cortapisas, con la ilusión de encontrar palabras, versos, estrofas y poemas que enciendan algo al leerlos. Cada lector es un traductor de esas palabras al poner sus ojos y su mente en ellas, y seguramente vea en cada línea cosas completamente distintas a las que yo plasmaba al escribirlas, pero esa es la mejor manera leer esta obra. Si todas las personas que lo lean sienten en algún momento que ellas también pertenecen a ese catálogo, y lo diseñan a su gusto, me sentiré muy agradecido.

Aunque ya ha apuntado algo en las anteriores respuestas, ¿cuáles son sus principales influencias?

MHG: Debo reconocer que no soy un gran entendido de literatura. En las influencias poéticas, sin duda los autores de la generación del 27, con el propio Miguel Hernández y Lorca principalmente, son los que más me han inspirado. No obstante, los principales artistas que siempre he querido imitar son compositores de canciones. Gente como Yosi, de Los Suaves, Vito Íñiguez, de Sínkope, Antonio Vega, Andrés Calamaro, Rosendo… son los que me llevaron a ponerme un día a «vomitar a chorros mis pensamientos» (esto es de una canción de Sínkope, precisamente).

¿Cuáles son sus próximos proyectos literarios?

MHG: Últimamente no tengo demasiado tiempo para escribir, dadas mis actuales circunstancias laborales. Pese a eso, siempre intento sacar algo de tiempo. Voy trabajando muy lentamente en mi tercera novela, a la que le queda mucho trecho. La primera que escribí seguramente sea publicada pronto en formato digital, e imagino que el destino de la segunda dependerá mucho de cómo funcione la primera, aunque son completamente distintas. Además, estoy preparando nuevos poemas para el segundo volumen de la antología “Generación Subway”, ya que participar en el primer volumen fue una experiencia maravillosa, y estoy preparando algún relato breve para otra antología, aunque debo admitir que me cuesta mucho desenvolverme en ese formato. Me encuentro más a gusto con la poesía y la novela. A ello hay que añadir que semanalmente estoy publicando algún poema o microrrelato en mi blog personal (http://catalogoevaporado.blogspot.com.es/)

¿Qué nos puede decir de su relación con la “Generación Subway”?

MHG: La Generación Subway es un conjunto literario plenamente asentado, con unos valores e intereses comunes a pesar de lo heterogéneo de los autores que la conformamos. Casi me atrevería a ampliarla a la Generación Ákaba. En su corta existencia, la editorial Playa de Ákaba ha permitido que muchos autores tengamos un nombre y podamos mostrar nuestro trabajo. Ello, que en sí mismo ya es de mucho agradecer, va unido al excelente trato personal en el que se ha cimentado la editorial. Se ha creado un grupo de amigos que coinciden en presentaciones, que se apoyan, que se sugieren, que comparten antologías como la Nueva carta sobre el comercio de libros, o la propia Generación Subway. Estoy seguro de que esta relación entre las personas que estamos relacionados de algún modo con la editorial será muy exitosa y duradera.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: