Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevista a Sandra Ovies, autora de “El hombre que inventó la duda”

Sandra Ovies: “Cuando el miedo se queda dentro de uno y no lo superas, se termina convirtiendo en cobardía. Y no hay nada peor que la cobardía”

¿Cuál es el argumento principal de la novela?

E20160225_194637l argumento principal de la novela es sobre el miedo, sobre los temores. Sobre el amor y el miedo que éste produce. El amor, para superar estos miedos, necesita del tiempo y de la paciencia. Por eso decidí que el Amor, el Tiempo y la Paciencia tomaran forma humana y fueron unos personajes más dentro del libro. Y convivieran para ayudar a los personajes.

Entonces el Amor, el Tiempo y la Paciencia están personificados.

Eso es. Está Penélope, que es la Paciencia; Adrián, que es el Amor; y Guillermo, que es el Tiempo. Adrián es un chico joven, vital, un poco alocado… más o menos la idea que tenemos del amor. El Tiempo es un señor calmado, aposentado, regenta una librería… Y la Paciencia, pues es una chica joven que es la calma personificada. Lo que intenté es que el lector se haga una idea de ella al leerlo: es dulce, tierna y da calma.

Estos tres personajes se han mezclado con los otros personajes del libro. Alicia y Tristán son una pareja que se quieren, pero él es incapaz de afrontar los sentimientos que tiene y demostrárselos y cambiar su vida. Luego están Manuela y Tomás, que son la misma versión, pero de mayores. Es decir, eso mismo pasó en su juventud: Tomás fue incapaz de afrontar sus sentimientos y después de 50 años sigue con ese miedo.

Por eso intento hacer ver al lector que cuando el miedo se queda dentro de uno y no lo superas, se termina convirtiendo en cobardía. Y no hay nada peor que la cobardía. El miedo hay que intentar superarlo, al menos intentarlo, afrontarlo. Porque si no, te pierdes muchas cosas y mucho crecimiento personal.

¿De qué manera el hecho de haberlos personificado (al Tiempo, al Amor y a la Paciencia) te ha facilitado escribir la novela? ¿Era fundamental que estuvieran personificados?

Yo creo que sí porque era una forma de que, tomando forma humana, vieran los efectos que causan en el ser humano. Entonces, el Amor puede ver de primera mano lo que causa cuando se le tiene miedo, cuando no se le afronta. Prueba de ello es que lo pongo en la novela de colaborador estrecho del protagonista (Tristán), es su secretario. Entonces, está viviendo día a día esos miedos, esos cambios de humor, esas frustraciones… y él mismo dice: ‘¿Cómo es posible que yo cause estos sentimientos? ¿Que el miedo a mí cause estos sentimientos y le haga sentirse tan mal y a la vez a la otra persona?’

Por otro lado están el Tiempo y la Paciencia, que le dicen ‘Precisamente para eso estamos nosotros, para que pase el tiempo, para ver si este ser humano es capaz de superar esos miedos’ y la Paciencia para dar paciencia, nunca mejor dicho, a la persona que está enamorada de Tristán, a ver si es capaz de superar esos miedos.

20160225_185950El Tiempo, el Amor y la Paciencia, ¿se conocen? ¿Saben que están acompañando la vida de los personajes de la novela?

Sí, la novela empieza reuniéndose los tres, el Tiempo, el Amor y la Paciencia, porque han venido a eso, a una misión que es a ver qué pasa con Tristán y con Alicia. Entonces, el Amor se acerca a Tristán siendo su secretario, es la forma más directa de colaborar con él. La Paciencia se acerca a Alicia, que es la que necesita paciencia: también es una estrecha colaboradora de ella en el trabajo. Y el Tiempo queda de nexo entre todos y regenta una librería.

Luego, está otra protagonista, que es Salma, que la recupero de la novela anterior y digamos que es la protagonista principal del libro porque es el nexo de todos.

¿Qué es lo más te ha costado plasmar? Es una novela compleja. ¿Cuál ha sido la cuestión que más te ha costado plasmar y que más quisieras tratar por su importancia?

La superación del miedo. El ver que el protagonista es incapaz de superar sus miedos. Eso es lo que más me ha costado. Prueba de ello es que la novela queda abierta porque no se sabe qué va a pasar. Las otras historias sí tienen un final, pero la de Tristán no porque él ha sido incapaz de superar sus miedos.

Hay una frase en el libro que dice ‘No sé qué es peor: que no te quieran o que te quieran y tengan miedo a sentir’. Entonces, diría que eso es lo que resume la novela: ‘Me quiere pero tiene terror a sentir. Ante esto, ¿qué hago?’

¿Qué esperas que sienta el lector que compre tu libro?

Sobre todo, que disfrute de la lectura. Que se sienta paseando por los sitios que describo en el libro. Que haga una visita mental a Asturias, a su gastronomía. Y, seguramente, muchas personas, de una u otra forma, se van a sentir identificadas con el libro porque casi todos nos hemos encontrado en esa situación: en la de sentir (amor) y tener miedo. O bien nosotros, o bien la otra persona.

¿En qué lugares está ambientada la novela?

La novela se desarrolla en Gijón y otra de las protagonistas, Flavia, decide cambiar su vida y abre un pequeño restaurante en Cudillero, que es un pueblecito de pescadores. Aparece también un poquito Luarca con una leyenda de un pirata, que también es una historia de amor. Y al final del libro hay recetas y aparece Arcallana, que es un pueblecito que está entre las montañas.

¿Qué importancia tiene a lo largo de la novela la ambientación? ¿Qué papel juega?

Yo diría que Asturias, sin yo pretenderlo, es un personaje más del libro. Porque el Cantábrico está muy presente, es más, Salma está enamoada del Cantábrico y sus paseos por la playa de San Lorenzo en Gijón. Las descripciones de los atardeceres o de Cudillero, el colorido… Asturias no es luz, Asturias es color: es el verde y cuando hace un día despejado tienes un cielo azul maravilloso. Y si no, es gris, pero son colores.

Entonces, sin pretenderlo y con las descripciones del escenario en el que se desarrolla, (Asturias) ha formado parte del libro y es un personaje más.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: