Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevistas a la Generación Subway 3: David Verdejo

David Verdejo (Madrid, 1976) realizó estudios superiores de electrónica y actualmente trabaja en una multinacional farmacéutica como “Project Manager” global. Entre sus aficiones se encuentra la literatura del género negro y policíaco. Ha publicado diversos relatos en antologías de la editorial Playa de Ákaba como ‘El faro mudo’ (<<Generación Subway 2>>), ‘La mente humana’ (<<Generación Subway 3>>) o ‘Relación proporcional’ (<<Madrid en feria>>) o en publicaciones como Solo Novela Negra. David Verdejo-¿Qué es para ti ser «Subway»? Pertenecer a la Generación Subway significa participar en un grupo heterogéneo de autores que aman la literatura como forma de vida, escribir como un camino por el que guiar sus propios pasos y los libros c0mo los ladrillos que construyen su destino.

-¿Desde cuándo eres «Subway»? Desde el año 2015.

-¿En cuántos de los volúmenes publicados has participado con tus textos? En dos, Subway II y III.

-Señala algo significativo de tus textos publicados en el proyecto. Fueron escritos tiempo atrás, mucho antes de comenzar mi andadura como escritor (y aún me cuesta asumir esa etiqueta). Sin embargo, supe que Generación Subway era su sitio.

-¿A qué autores «Subway» sigues? ¿Qué te gusta de ellos? Conozco a Noemí Trujillo, autora de la editorial con una trayectoria intachable. También conocí personalmente a Juan Soria, autor de Playa de Ákaba, una gran persona y mejor escritor. De ellos, como de otros autores que participan en Generación Subway, me gusta su parte humana que reflejan en cada palabra que escriben, cada frase y cada párrafo contiene un pedacito de su personalidad y gran corazón. Son excelentes personas que no podrían sino escribir grandes obras.

¿Crees que el proyecto «Subway» te ha dado visibilidad como autor? Sin duda. Hoy miramos la vida pasar a través de una pantalla de cinco o diez pulgadas, moviendo el dedo índice con energía pero, por más que el tiempo se empeñe en lo contrario, el papel es el papel. Y todos los autores queremos ver nuestros textos impresos en ese material, regalar nuestros libros, prestarlos incluso subir sus fotografías a las redes sociales. Que Playa de Ákaba ofrezca ésta oportunidad es un honor y una oportunidad.

-¿Cuál es para ti el activo más importante de la «Generación Subway»? Las personas que trabajan en la editorial y coordinan todos los proyectos que llevan a cabo. Es cierto que sin mimbres no hay cestos pero, obviando esto, ellos y ellas son personas involucradas hasta el infinito en nosotros, que no nos conocen en absoluto pero confían en nuestras obras.

-Qué idea aportarías de cara al cuarto volumen. Aunque resultase más caro, dividiría los libros de relato y poesía en varios volúmenes, para hacer más cómoda su lectura y transporte.

La «Generación Subway» ha pasado ya por Carboneras, Córdoba, Getafe, Madrid y Alcalá de Henares. En breve visitará Trujillo, Torrejón de Ardoz, el Valle del Jerte, Valladolid y Gijón. ¿A qué ciudad o localidad te gustaría que fuera? Vigo, Valencia y Pamplona. En esas tres ciudades viven grandes escritores y me encantaría verles con un volumen de Generación Subway bajo el brazo.

-¿Qué te parece que en los libros se incluyan textos de autores llamados «Subway Junior», es decir menores de 18 años? Es una idea estupenda. Tanto en Twitter como en Facebook sigo a varias personas cuyas edades no superan los 18 años pero su ímpetu y su trabajo en el campo de las reseñas, blogs e incluso competiciones a ver quien lee más novelas en un año hace que confíe en una juventud que vive entusiasmada con la literatura. Ellos son la esperanza, desde luego. Y si Generación Subway les hace un hueco me parece una oportunidad espectacular.

-Si tienes que hacer autocrítica, ¿qué es para ti lo mejor y lo peor de la «Generación Subway»? Lo mejor es la cercanía de los coordinadores. Mónica Sanchez, Carlos Segovia, Noemí Trujillo, Ana María Trillo y tantos otros que forman una familia y te hacen sentir que perteneces a ella. Lo peor es no publicar cada mes un volumen de Generación Subway.

-¿Crees que la «Generación Subway» es algo que se ha quedado en el corazón de mucha gente o te parece algo pasajero que se olvidará pronto? Hay huellas que dejan cicatriz pero no duelen. Generación Subway es así: llegó para quedarse entre nosotros y los que participamos en ella deseamos seguir haciéndolo. No puede olvidarse aquello que siempre estuvo contigo.

-¿En qué estás trabajando ahora? ¿Qué estás escribiendo? Cuéntanos tu próximo proyecto literario. Tengo la suerte de haber sido incluido en dos revistas literarias como colaborador: Moon Magazine y Solo Novela Negra. En la primera publicaré relatos del género negro cuyo protagonista es un policía muy especial y su ayudante. En la segunda, relatos novelados de sucesos ocurridos a principios del siglo XX que una misteriosa mujer narrará a quien acude a ella en busca de información. En correcciones se encuentra mi primera novela que verá la luz en primavera gracias a la editorial “Creadores de Sueños”. Por último, estoy trabajando en mi segunda novela titulada “Woods Lane”, una historia oscura y agónica sobre un pueblo de Tejas muy tranquilo que se verá perturbado por un extraño crimen.

-Uno de los puntos del ideario de la «Generación Subway» es cómo el humanismo decrece al paso de las nuevas tecnologías. ¿Qué piensas al respecto? El humanismo dejó de ser tal desde que el hombre descubrió el fuego. De ahí nació la competencia y, desde entonces, el hombre ha mostrado lo mejor y lo peor de sí mismo. Sin embargo, las nuevas tecnologías ofrecen un punto de vista interesante para las personas que se encuentran verdaderamente solas. En paralelo, la sociedad de hoy en día no está más deshumanizada que en épocas anteriores donde existía la esclavitud, los niños eran guerreros a muy temprana edad y los hombres se entretenían viendo como un animal u otro hombre asesinaba de forma cruel e inhumana a otro. En resumen, el humanismo decrece con las nuevas tecnologías dependiendo de quien y para que las utilice.

-¿Crees que el siglo XXI es un siglo de incertidumbres? ¿Qué piensas del momento en el mundo del arte y la literatura? Es el siglo de la información. Pero de la información inmediata: siempre han existido rutas comerciales, intelectuales, escribas y sacerdotes. Pero hoy puedes saber que ocurre en Bali a un click, en mili segundos. Es el mejor momento para que personas sin recursos disfruten del arte y la literatura aunque sea a través de un vidrio templado. El problema reside en que (en nuestro caso) el Estado pretende que sigamos siendo un país de bares y… futbol. Si se invirtiera el dinero público como los avances de este siglo está pidiendo a gritos, otra época de renacimiento ocurriría bajo nuestros pies.

-¿Quiénes han sido tus madres/padres literarios? Isabel Allende fue mi madrina. Sin embargo, he ido cambiando de familia en los últimos años y conociendo a cada gran autor como Jordi Llobregat o María Oruña, quienes han mostrado una gran pasión tremendamente contagiosa.

-¿A qué autor recomiendas encarecidamente leer? Sin intención de repetir autores, diré que Alejandro Palomas con su libro “Un hijo” me llegó al alma. Creo que debería ser de obligada lectura.

-La «Generación Subway» aboga por una identidad transeúnte. ¿Cómo definirías este concepto? No soy partidario del estancamiento. Hay que ser valientes y probar otras vías donde desarrollar el arte. En este ámbito que es la literatura, a medida que vas aprendiendo el oficio y conoces más y más gente interesante que vive por ella, puedes ser libre y experimentar. Identidad transeúnte es, para mi, un pasaporte a probar nuevos horizontes literarios.

-¿Crees que la incertidumbre política que vive el país le pasa factura también a la cultura? ¿Qué piensas del IVA cultural, de la piratería, de los derechos de autor y de las subvenciones al sector del libro? Resumiendo: el Estado de derechas (que no el de derecho) quiere ovejas. Y no ha sido el primero, por desgracia. Todos los gobernantes han utilizado la ausencia del acceso a la cultura de la población para poder manejarlos a su antojo. El IVA cultural, la piratería, derechos de autor, etc. Son consecuencias de una ignorancia en serie, promovida y apoyada por el estado. La pena es que, aun cuando el gobierno que tuviéramos fuera del otro lado, hay cosas que, bajo un sistema capitalista como éste, son inamovibles.

-En todas las entrevistas televisivas con nuestros candidatos políticos la cultura ha sido la gran ausente en los temas de conversación, ¿qué le dirías a los distintos representantes de las cuatro fuerzas políticas más importantes del país? ¿Por qué crees que tienen tanto miedo a hablar de cultura en los debates? Ignorancia. El problema es que hay que ser muy humilde para reconocer que se es ignorante y, todos en mayor o menor medida, lo somos. Pero vivimos en un país (y no es el único) donde asumir limitaciones o carencias está mal visto. Así que, mejor es levantar la alfombra para empujar la escoba y dejarla caer después que enfrentarse a un debate sobre algo de lo que no se tiene conocimiento. Lo que les diría es que hablasen menos y leyesen más.

-Lánzanos una idea subterránea. Publicar nuestros relatos en los paneles del metro de Madrid. Es lo más subterráneo que se me ocurre, literalmente.

-Como creador/a, ¿cómo definirías el espacio fronterizo que existe entre la creatividad y el arte? No entiendo la existencia de un espacio en blanco que separe la creatividad y el arte. Ambos conviven juntos, mezclados como la leche y el café.

-¿A favor o en contra de los premios literarios? A favor.

-¿A favor o en contra de los premios literarios solo para mujeres? Estoy en contra de todo aquello que tenga delante el “Solo para” pero entiendo que, a veces, es necesario.

-¿A favor o en contra de la RAE? A favor. No entiendo porque habría que estar en contra.

-¿A favor o en contra del masculino genérico? ¿Por qué? ¿Crees que la lengua española es machista? Deberíamos ser coherentes y diferenciar el masculino genérico con el uso discriminatorio de ciertas expresiones referidas al cuerpo humano, por ejemplo. La lengua española es eso: lengua, igual que el pelo corto en una chica no significa que se parezca a un chico, es tan sólo pelo corto en una mujer. Habría que ser fríos y justos a la hora de utilizar nuestro lenguaje.

-¿A favor o en contra de Facebook y otras redes sociales como herramienta de promoción? A favor. En mi caso encuentro en ellas un altavoz enorme donde dar a conocer mi obra, que no a mi mismo. Es diferente quien la usa como inflador del ego a quien la utiliza como escaparate de una obra artística.

-¿Qué le dirías a un escritor para animarle a ser «Subway»? Quizás plantaría la pregunta al revés: ¿Quieres ser escritor? Entonces sé Subway.

 

Si quieres comprar Generación Subway 3 Breve puedes hacerlo aquí:

http://playadeakaba.com/?q=obras/generación-subway-relato-breve-vol-3

Si quieres comprar Generación Subway 3 Poesía puedes hacerlo aquí:

http://playadeakaba.com/?q=obras/generación-subway-poes%C3%ADa-vol-3

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: