Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevistas a la Generación Subway 3: Josep Salvia Vidal

Josep Salvia Vidal (Lleida, 1985). Estudió Historia del Arte en la Universitat de Lleida aunque ahora trabaje en la empresa familiar dedicada al sector primario. Amante de la literatura y lector voraz desde siempre, hace poco tiempo que se dedica a escribir. Escribe cuentos, artículos y trabajos de investigación de carácter histórico con los que ha ganado algunos premios. Ha publicado con Playa de Ákaba dos cuentos: La nieve y el fuego en Cuentos de Navidad. Antología de relato breve (2015) y otro relato en Generación Subway 3. Colabora con entidades del ámbito cultural y publica en medios de prensa escrita de ámbito local. Tiene pendiente la publicación de su primera novela y actualmente está escribiendo la segunda.

Josep-Salvia.jpg-¿Qué es para ti ser «Subway»? Para mí significa dar otro paso, un paso más en este maravilloso camino que es la literatura y que hace poco empecé a transitar. Es avanzar, prosperar, mejorar y por supuesto aprender para seguir escribiendo.

-¿Desde cuándo eres «Subway»? Desde este tercer volumen. Es mi primera vez. Mi estreno.

-¿En cuántos de los volúmenes publicados has participado con tus textos? Este es el primero.

Señala algo significativo de tus textos publicados en el proyecto. Me quedo con el mensaje que creo que transmite la historia porque es una historia de superación  donde el protagonista vuelve a comenzar. Creo que la vida a veces da segundas oportunidades y hay que aprovecharlas. Y que la historia está ambientada en Lisboa, una ciudad que me fascina.

¿A qué autores «Subway» sigues? ¿Qué te gusta de ellos? Por ejemplo a Mónica Sánchez, a Noemí Trujillo, a Iván Baeza, a Úna Fingal, a Pedro S. Jacomet, a David Verdejo, a José Vaccaro… Estoy empezando a seguirles ahora que es cuando los he conocido al entrar por primera vez en este colectivo fabuloso que es Generación Subway. Cada día descubro a un nuevo autor y cada descubrimiento es fascinante. Me gusta como escriben, sus estilos tan personales y tan distintos. Y por supuesto me gusta aprender de ellos.

¿Crees que el proyecto «Subway» te ha dado visibilidad como autor? Sí y creo que me la dará en un futuro. De hecho estoy contestando a mi primera entrevista. Creo que eso ya es significativo.

¿Cuál es para ti el activo más importante de la «Generación Subway»? Que aglutine a tantos escritores tan diferentes y tan distintos entre sí en un solo volumen y que todos, desde nuestra variedad, tengamos cabida en él.

-¿Qué idea aportarías de cara al cuarto volumen? Pues, la verdad, no lo sé. Quizá homenajear a otro escritor como hemos hecho este año con Cervantes en narrativa y Shakespeare en poesía. Esa idea me ha gustado porque da más unidad al libro. O quizá que todos los relatos tuviesen que empezar obligatoriamente con la misma frase.

La «Generación Subway» ha pasado ya por  Carboneras, Córdoba, Getafe, Madrid y Alcalá de Henares. En breve visitará Trujillo,  Torrejón de Ardoz, el Valle del Jerte, Valladolid y Gijón. ¿A qué ciudad o localidad te gustaría que fuera? Pues puestos a pedir, a Lleida, ¿por qué no?

¿Qué te parece que en los libros se incluyan textos de autores llamados «Subway Junior», es decir menores de 18 años? Me parece brillante. Todas las iniciativas que provoquen la creatividad, la imaginación e incentiven a la lectura entre los adolescentes y los más jóvenes son brillantes y absolutamente necesarias.

Si tienes que hacer autocrítica, ¿qué es para ti lo mejor y lo peor de la «Generación Subway»? Lo mejor es sin duda la calidad y la variedad de cuentos y estilos que se recogen aquí. Y lo peor… es que no hay peor. Generación Subway es un proyecto que no tiene taras ni peros ni peores.

¿Crees que la «Generación Subway» es algo que se ha quedado en el corazón de mucha gente o te parece algo pasajero que se olvidará pronto? Creo que ha calado y que seguirá. Además, si Playa de Ákaba ha decidido hacer un tercer volumen es porque los dos anteriores han funcionado bien. Generación Subway  tiene cuerda y vida para rato. Quién sabe. A lo mejor la gente que estudie filología en un futuro hable de la Generación Subway como nosotros hablamos ahora de la Generación del 27.

¿En qué estás trabajando ahora? ¿Qué estás escribiendo? Cuéntanos tu próximo proyecto literario. Pues estoy escribiendo cuentos porque a menudo me asaltan historias que luego se convierten en relatos cortos, además me siento cómodo en el formato breve y no descarto reunir algunos para formar un volumen de relatos. Paralelamente estoy escribiendo mi segunda novela que se llamará Madreselva mientras espero a ver qué pasa con la primera que se titula Los zapatos de Madame Bovary.

-Uno de los puntos del ideario de la «Generación Subway» es cómo el humanismo decrece al paso de las nuevas tecnologías. ¿Qué piensas al respecto? Voy a responder con una frase que aparece en el cuento que he publicado en Generación Subway: tanto cacharro electrónico nos está volviendo a todos lelos, que tanta modernidad nos está volviendo egoístas y solitarios. Y es que es verdad. Cada vez dependemos más de la electrónica y la tecnología y estamos más pendientes del teléfono móvil que de la persona que tenemos al lado.

-¿Crees que el siglo XXI es un siglo de incertidumbres? ¿Qué piensas del momento en el mundo del arte y la literatura? Totalmente. El siglo XXI es un siglo de muchas incertidumbres que a menudo se convierten en miedos y eso es fatal. Y creo que el arte y la literatura se hacen eco de esa incertidumbre en la que vivimos y de los miedos que nos rodean. Al fin y al cabo, literatura y arte reflejan lo que ocurre en la sociedad como si fueran espejos.

-¿Quiénes han sido tus madres/padres literarios? Sobretodo Almudena Grandes, Antonio Muñoz Molina y Juan José Millás, ellos son mi tríade sagrada, mis tótems. Pero luego hay muchos más como Rosa Montero, Elvira Lindo, Luis García Montero, Javier Marías, Eduardo Mendoza o Ana María Matute. Literariamente hablando soy hijo de muchos padres y muchas madres.

-¿A qué autor recomiendas encarecidamente leer? A parte de los citados antes, recomiendo a una autora americana que permanece olvidada y en la sombra que se llama Betty Smith. Tiene una novela maravillosa que se llama Un árbol crece en Brooklyn. Una delicia.

La «Generación Subway» aboga por una identidad transeúnte. ¿Cómo definirías este concepto? Vivimos en una época en la todo es efímero, donde todo pasa muy rápido, donde el mundo está en continua transformación siempre.  Y nuestra identidad también. Somos personas cambiantes en un mundo cambiante y estamos en un  movimiento continuo. Somos transeúntes en la vida y en el mundo.

-¿Crees que la incertidumbre política que vive el país le pasa factura también a la cultura? ¿Qué piensas del IVA cultural, de la piratería, de los derechos de autor y de las subvenciones al sector del libro? La incertidumbre política afecta a todo por inercia. Afecta a la economía, a la sociedad, a la sanidad y a la educación que es la base y los cimientos de la cultura. Creo que el país necesita una ley de educación estable, que no cambie cada vez que hay un cambio de gobierno porque tanto cambio en eso nos hace daño.

Lo de la piratería es un escándalo. Eso es robar, debería ser delito y estar más castigado y más perseguido. Que se piratee un libro, por ejemplo, es una pérdida de dinero para mucha gente que se gana la vida publicando libros. En cuando al IVA cultural habría que bajarlo ya. La gente tiene que volver al cine, a los teatros,  a los conciertos de música y si los productos culturales tuvieran precios más asequibles, que han subido por el IVA, sería una manera de luchar contra la piratería que hablábamos antes. En cuando al tema de los derechos de autor es un tema más complicado que desconozco aún bastante porque como he dicho soy nuevo en esto y no tengo una opinión formada aún, igual que la cuestión de las subvenciones al sector del libro que desconozco.

-En todas las entrevistas televisivas con nuestros candidatos políticos la cultura ha sido la gran ausente en los temas de conversación, ¿qué le dirías a los distintos representantes de las cuatro fuerzas políticas más importantes del país? ¿Por qué crees que tienen tanto miedo a hablar de cultura en los debates? Les diría que luchen por la cultura de su país porque un país sin cultura es un país vacío, primitivo, sin razón ni capacidad de pensamiento, un país donde nada tiene sentido.  Y si no hablan de cultura es porque no le dan la importancia que tiene igual que a los estudios de humanidades que están desprestigiadas en frente de la ciencia y la tecnología. Pero las humanidades y la cultura son igual que importantes. ¿Para qué sirve una persona que sepa hacer funcionar máquinas pero sepa pensar? Creo que la cultura nos hace mejores personas y nos hace libres. Y por supuesto nos da capacidad para discurrir y pensar las cosas.

-Lánzanos una idea subterránea. Vivir en un hormiguero con una colonia de hormigas, por ejemplo. Es lo primero que se me ha pasado por la cabeza.

-Como creador/a, ¿cómo definirías el espacio fronterizo que existe entre la creatividad y el arte? No sabría definirlo. Creo que cada artista sabe cómo es ese espacio que solo le pertenece a él. La creatividad y el arte que se crea con ella, sea cual sea, es algo muy personal.

-¿A favor o en contra de los premios literarios? A favor absolutamente. Los premios dan más visibilidad a los autores.

-¿A favor o en contra de los premios literarios solo para mujeres? A favor. Por qué no.

-¿A favor o en contra de la RAE? A favor, por supuesto. No tengo motivos para estar en contra.

-¿A favor o en contra del masculino genérico? ¿Por qué? ¿Crees que la lengua española es machista? Pues ni a favor ni en contra, sinceramente. Creo que hay desigualdades más serias y más graves que esta, que al fin y al cabo no es más que una cuestión lingüística. Pasa que a veces nos detenemos en los problemas más superficiales y no analizamos las cuestiones más graves, es como si no supiéramos ir a la raíz del problema.  Y no creo que la lengua española sea machista. No hay lenguas machistas. Es machista el uso que se hace de ellas y eso es distinto.

-¿A favor o en contra de Facebook y otras redes sociales como herramienta de promoción? A favor siempre de toda promoción sea cual sea el vehículo. Las redes sociales están ahí y no podemos vivir de espaldas. Utilicémoslas ya están al nuestro alcance.

¿Qué le dirías a un escritor para animarle a ser «Subway»? Que se atreva, que no dude, que escriba y envíe su relato o su poema. Encontrará a un equipo profesional muy cercano que lo pone todo muy fácil.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: