Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevistas a la Generación Subway 3: Mónica Sánchez

Mónica Sánchez (Barakaldo, 1965). Periodista, actualmente reside en El Ejido (Almería), donde trabaja en un gabinete de comunicación. En 2012 publica su primer libro de relatos en solitario, No me des tormento (Lagartos Editores). Ha participado en varias obras colectivas de este sello editorial y de Playa de Ákaba, como los tres volúmenes de la Generación Subway en relato breve, Donde el mar se hace carbón y en Cuentos de Navidad.  En 2007 fue premiada en el I Concurso de Cuentos Interculturales Cuéntanos tu Mensaje (Diputación de Almería) con su relato El médico de Imouzzer. Editora externa de Playa de Ákaba, en 2015 ha publicado con esta editorial su primera novela, Vivir del cuento. Su blog de escritora es lawebdevivirdelcuento.com.

monica sanchez-¿Qué es para ti ser «Subway»? Ser «Subway» es formar parte de un colectivo que comparte el deseo de escribir, de contar con palabras vivencias, fantasías, anhelos, sentimientos, pensamientos… y la inquietud de que todas esas palabras lleguen a los lectores.

-¿Desde cuándo eres «Subway»? Desde el principio.

-¿En cuántos de los volúmenes publicados has participado con tus textos? En todos los que se han publicado. El último de narrativa breve, además, lo he coordinado, una tarea que ha supuesto un gran placer para mí por la gran calidad literaria que tienen los relatos que lo integran.

-Señala algo significativo de tus textos publicados en el proyecto. En el primero, «El expreso de Lexington Avenue», quería mostrar una paradoja de las ciudades de nuestros tiempos, la soledad en la que viven muchas personas a pesar de estar siempre rodeadas de gente. La protagonista vive en Nueva York, la ciudad de las ciudades, compartiendo espacio con millones de personas, y cruzándose a diario en el metro con cientos de ellas que no se hablan ni se miran entre sí.

En el segundo, «El funicular», trasladé la acción a un pequeño pueblo minero de Vizcaya que, a finales del siglo XIX, sufrió una importante revolución gracias a la construcción de un funicular. En esa ocasión, unos amores difíciles fueron el adorno de la historia, que pretendía mostrar cómo un vagón suspendido de unas cuerdas que se desplaza sobre unos raíles, metáfora de la modernidad y del movimiento, puede cambiar la vida de las personas.

En el tercero, «Estación Abbesses», he recuperado el metro, el de París en esta ocasión, para contar una historia de segundas oportunidades.

-¿A qué autores «Subway» sigues? ¿Qué te gusta de ellos? Me resulta muy difícil hablar solo de uno de ellos, y mucho menos ahora, que he tenido la oportunidad de trabajar con todos los que han participado en la tercera edición de narrativa. En general, lo que sí puedo destacar es la calidad literaria que caracteriza todos los relatos, así como la diversidad de temáticas, épocas, personajes y formas de contar, que hacen que todos los libros Subway, en su conjunto, resulten muy interesantes para el lector.

-¿Crees que el proyecto «Subway» te ha dado visibilidad como autor? Sí, sin duda. «Subway» me ha permitido estar constantemente en activo, al escribir los relatos, al difundir los libros en las presentaciones en las que he podido participar y en las redes sociales, al coordinar esta última entrega… Toda esa actividad se ha visto y se va a seguir viendo en los próximos meses, y es una importantísima ayuda para que se me conozca un poco más como escritora.

-¿Cuál es para ti el activo más importante de la «Generación Subway»? Sus autores, por supuesto. Los «Subway» somos un grupo heterogéneo de personas, con diferentes formas de entender la realidad y de contarla, lo que dota de gran interés a este proyecto.

-¿Qué idea aportarías de cara al cuarto volumen? El cuarto volumen va a estar dedicado a Edgar Allan Poe, y yo, por supuesto, participaré con un relato. Para una nueva edición, yo apostaría por rendir homenaje a alguna escritora, como Jane Austen, Virginia Woolf o las hermanas Brontë.

La «Generación Subway» ha pasado ya por Carboneras, Córdoba, Getafe, Madrid, Alcalá de Henares y Trujillo. En breve visitará Torrejón de Ardoz, Valladolid y Gijón. ¿A qué ciudad o localidad te gustaría que fuera? En mi provincia, Almería, ya tiene una importante presencia gracias a las Jornadas Literarias de Carboneras.

-¿Qué te parece que en los libros se incluyan textos de autores llamados «Subway Junior», es decir menores de dieciocho años? Me parece interesantísimo que tengan cabida nuevas generaciones de escritores en este proyecto porque le aportan una sensibilidad, un lenguaje y una concepción de la realidad diferente.

-Si tienes que hacer autocrítica, ¿qué es para ti lo mejor y lo peor de la «Generación Subway»? Lo mejor, sin duda, la diversidad de autores que agrupa y su calidad literaria. En cuanto a lo peor…, creo que no hay nada que se pueda considerar negativo.

-¿Crees que la «Generación Subway» es algo que se ha quedado en el corazón de mucha gente o te parece algo pasajero que se olvidará pronto? No creo que «Generación Subway» se olvide pronto porque está integrada por un grupo de autores que, además de ser numeroso, es muy activo y va a continuar escribiendo e intentando dar a conocer lo que hace.

-¿En qué estás trabajando ahora? ¿Qué estás escribiendo? Cuéntanos tu próximo proyecto literario. Al margen de la coordinación de otra antología de Playa de Ákaba, «Carta a la madre», estoy corrigiendo mi segunda novela con la intención de terminarla en los próximos meses. Es la continuación de la primera, «Vivir del cuento», aunque, como en este caso, tendrá entidad propia.

-Uno de los puntos del ideario de la «Generación Subway» es cómo el humanismo decrece al paso de las nuevas tecnologías. ¿Qué piensas al respecto? Considero que las nuevas tecnologías son una oportunidad para mejorar, el problema es que, como es habitual en nosotros, los humanos, hacemos mal uso de lo que tenemos a nuestro alrededor. Las nuevas tecnologías deben estar a nuestro servicio, pero no esclavizarnos, como está ocurriendo.

-¿Crees que el siglo XXI es un siglo de incertidumbres? ¿Qué piensas del momento en el mundo del arte y la literatura? Vivimos tiempos difíciles, de mucha incertidumbre, y de eso no pueden escapar la literatura y el arte, que si siempre son frágiles y están sujetos a los vaivenes de los acontecimientos, en momentos como el actual, lo están aún más.

-¿Quiénes han sido tus madres/padres literarios? Me resulta difícil decir un único autor, una única fuente, porque he bebido de muchas. Me gustan mucho autores como Gabriel García Márquez, Paul Auster, Isabel Allende o Almudena Grandes, por citar algunos, pero también he leído mucha literatura del siglo XIX, como la de Jane Austen, Stendhal o «Clarín», e incluso best-sellers como la saga de «Millenium»… Es complicado para mí definirme en ese sentido.

-¿A qué autor recomiendas encarecidamente leer? Como en la pregunta anterior, me cuesta decir uno solo. Podrían ser García Márquez o Paul Auster, aunque hay muchos más cuya lectura recomendaría.

-La «Generación Subway» aboga por una identidad transeúnte. ¿Cómo definirías este concepto? Creo que está asociado a la idea del cambio constante, del viaje, de lo itinerante… De la incertidumbre que caracteriza, en definitiva, nuestro momento actual.

-¿Crees que la incertidumbre política que vive el país le pasa factura también a la cultura? ¿Qué piensas del IVA cultural, de la piratería, de los derechos de autor y de las subvenciones al sector del libro? Por desgracia, estos son malos tiempos para la lírica, como decía la canción. A las nuevas tecnologías y su empuje, circunstancias contra las que es difícil luchar porque nos invaden a nivel global, se unen políticas que defienden poco la cultura. Contra estas últimas debería ser más fácil luchar, pero para hacerlo hace falta buena voluntad por parte de todos y, por ahora, no parece que la haya.

-En todas las entrevistas televisivas con nuestros candidatos políticos la cultura ha sido la gran ausente en los temas de conversación. ¿Qué le dirías a los distintos representantes de las cuatro fuerzas políticas más importantes del país? ¿Por qué crees que tienen tanto miedo a hablar de cultura en los debates? No creo que tengan miedo a hablar de cultura, creo que el problema es otro, y mucho más preocupante, a mi entender, el problema es que ni siquiera se acuerdan de ella. Por mi parte, les recordaría que en nuestro país han nacido autores como Cervantes, o García Lorca, o Machado, que se encuentran entre los más destacados de la literatura universal, y cineastas como Buñuel, y artistas plásticos como Picasso… Les recordaría la importancia de todos y cada uno de ellos en la evolución del pensamiento y de nuestra sociedad. Y les aconsejaría que no desoyeran ni abandonaran a su suerte a los intelectuales de nuestros días porque solo el pensamiento y la reflexión pueden ayudarnos a superar este momento tan duro en el que nos encontramos inmersos.

-Lánzanos una idea subterránea. Seguir haciendo entregas de «Generación Subway», para que se sigan sumando autores con talento, e intentar presentarlas en alguna estación de tren o de metro.

-Como creadora, ¿cómo definirías el espacio fronterizo que existe entre la creatividad y el arte? Creatividad y arte confluyen en algunas ocasiones, dando lugar a genialidades, pero se confunden en otras. En mi opinión, no todo lo creativo se puede considerar arte.

-¿A favor o en contra de los premios literarios? A favor.

-¿A favor o en contra de los premios literarios solo para mujeres? También a favor.

-¿A favor o en contra de la RAE? A favor.

-¿A favor o en contra del masculino genérico? ¿Por qué? ¿Crees que la lengua española es machista? Creo que la lengua es un ente vivo y que evoluciona rápido. Hace unos años, no muchos, por citar un ejemplo, a todos nos parecía malsonante la palabra «jueza» y, sin embargo, ahora forma parte de nuestra vida cotidiana. No creo que la lengua sea machista en sí misma, creo que hay unos usos y costumbres que van cambiando a medida que cambia la sociedad. En ese sentido, soy más partidaria de la adaptación del lenguaje a la evolución natural de la sociedad que de las fórmulas que pretenden evitar el machismo y que lo único que, en mi opinión, consiguen es agredir una lengua tan rica como la nuestra.

-¿A favor o en contra de Facebook y otras redes sociales como herramienta de promoción? A favor.

-¿Qué le dirías a un escritor para animarle a ser «Subway»? Que se siente y escriba, porque si te gusta escribir debes dejar a un lado los pudores y los miedos y ponerte a ello. También le recordaría aquello de que la creación es un diez por ciento de inspiración y un noventa por ciento de transpiración.

 

Si quieres comprar Generación Subway 3 Breve puedes hacerlo aquí:

http://playadeakaba.com/?q=obras/generación-subway-relato-breve-vol-3

Si quieres comprar Generación Subway 3 Poesía puedes hacerlo aquí:

http://playadeakaba.com/?q=obras/generación-subway-poes%C3%ADa-vol-3

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: