Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Reseña de ‘Mochilas rotas’, una novela solidaria de Ángel Berrocal

dscn21971La última novela de Ángel Berrocal, Mochilas rotas, está teniendo muy buena acogida entre el público en general, habiendo alcanzado en menos de un mes desde su aparición su segunda edición. Siempre es difícil predecir si una novela será un éxito o un fracaso, sobre todo cuando se aborda una idea tan arriesgada como es el cáncer infantil. En cualquier caso, Mochilas rotas contiene los ingredientes necesarios para que pueda funcionar: narra una historia ―lo que no siempre se encuentra en la narrativa actual― y contiene un mensaje claro.

La trama de la novela nos presenta a un muchacho de 11 años ―Adrián― a quien, tras una escapada de fin de semana a una casa rural junto con sus padres, y a punto de iniciar las vacaciones de Semana Santa, le diagnostican una gravísima enfermedad, motivo por la cual debe ser ingresado en un hospital durante una larga temporada. A partir de ese momento, Daniel ―su mejor amigo y compañero de colegio― inicia su peculiar batalla para ayudar a combatir la enfermedad de Adrián y demostrarle la lealtad y amistad que siente hacia él.

Entretanto su familia intentará reponerse del duro golpe que supone esa nueva realidad y que arrasa los cimientos y los valores sobre los que hasta entonces habían construido sus acomodadas vidas. Estamos ante una historia dura y conmovedora que, aun siendo de corte dramático, intenta huir de la morbosidad y de la exageración de lo doloroso, intercalándose en ellas escenas que pueden considerarse incluso bienhumoradas. Técnica con la que el autor consigue atrapar al lector desde los primeros instantes, dotando a la narración de  fuerza a medida que se avanza.

Con esta historia Ángel Berrocal pretende también lanzarnos un mensaje claro. Tras pasar por la experiencia de haber sido diagnosticado de una leucemia mieloide crónica en octubre de 2012 y haber sido sometido a un posterior trasplante de médula ósea, en su novela Berrocal aborda, desde una perspectiva intimista y personal, esta enternecedora historia sobre la leucemia infantil con el objetivo de concienciar sobre la necesidad de hacerse donante de médula ósea y de apoyar la investigación de esa terrible enfermedad para que un día sea plenamente curable.

En palabras del propio autor: «En fin, me di cuenta de que había mucho desconocimiento y la confusión reinaba sobre el tema. Y ese desconocimiento suele conducir a la indiferencia, a la despreocupación… En definitiva, a la falta de sensibilización. A mirar hacia el otro lado. Me propuse, por ello, desde mi modesta posición y con el escaso alcance que podían tener mis palabras, ayudar a dar a conocer la enfermedad y sus tratamientos. Con el conocimiento se logra la sensibilización. Y con la sensibilización se aumentan las posibilidades de las donaciones de sangre y de médula ósea y el apoyo económico a la investigación científica»[i].

Es una novela que hay que leer, disfrutar  y conservar porque contiene una historia y un mensaje universal y atemporal, tratado con un estilo  limpio y descriptivo lo cual, teniendo en cuenta el tema que trata, favorece que no se deslice por las pendientes de la insistencia en el dolor, situándonos ante el horizonte con una mirada llena de esperanza.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: