Revista Digital Playa de Ákaba

Para llegar a la playa de Ákaba hay que cruzar el desierto, para publicar en Playa de Ákaba solo hay que tener talento

Entrevista a Javier Tapia, autor de ‘El primer peregrino’: “He pretendido mostrar un personaje (Alfonso II) avanzado respecto de los que serían los paradigmas de su tiempo”

Cubierta de la novela El primer peregrino

Cubierta de la novela ‘El primer peregrino’ (Playa de Ákaba, 2016)

Ya va por su tercera edición, es una de las novelas actuales de la editorial Playa de Ákaba con mayor y mejor aceptación por parte del público, junto a otras como ‘Equinoccio’ de Jimena Tierra, ‘La muerte alucinante de Lautréamont‘, de Sergio Arrieta o ‘Y la tierra se movió bajo ellos‘, de Iván Baeza, III Premio a la Creación Literaria de Playa de Ákaba. Se trata de ‘El primer peregrino’ (Playa de Ákaba, 2016), de Javier Tapia Salas. En esta entrevista en profundidad el lector conocerá todo lo que debe para interesarse por la historia de Alfonso II y comprar la obra en la web Espacio Ulises.

-La novela ‘El primer peregrino‘, de tintes históricos, narra la peregrinación del Rey Alfonso II en busca de la supuesta tumba del Apóstol Santiago al recibir un correo del obispo Teodomiro anunciando su hallazgo en Libradón (Gallecia). ¿Por qué te animaste a escribir esta novela, eligiendo a Alfonso II y este hallazgo como punto de partida?

Después de haber andado muchos kilómetros por los distintos caminos que llevan a Santiago, hace cuatro o cinco años recorrí el llamado Camino Primitivo. Este es el que arranca en Oviedo y llega en doce o trece días a Santiago. Se llama así porque es en realidad el primitivo, el primero de todos, al igual que Alfonso II  es el primer peregrino, pues fue el primero en ir hasta la tumba.

Este hecho por sí solo ya es suficiente para que su figura sea de absoluta relevancia en el fenómeno del Camino que en la Edad Media siguieron tantos y tantos peregrinos y que ahora vive un segundo y renovado momento de esplendor.

Pero además las pocas referencias históricas que tenemos de él son apasionantes. Le apodaron el Magno, el Magnánimo y el Casto. Vivió numerosos avatares a nivel interno dentro del incipiente reino de Asturias, tuvo sus buenos enfrentamientos con los musulmanes y en su época se descubrió el sepulcro del apóstol Santiago y él decidió viajar hasta allí a ver qué había en aquel monte ya próximo al extremo occidental de sus tierras. ¿Qué más se puede pedir al protagonista de una novela histórica?

-¿Qué tipo de fuentes documentales (libros, manuscritos, archivos…) te han servido para el marco histórico de la novela?

La documentación es muy variada y no solo se trata de libros y de archivos pues hay muy poca información de esta época y menos aún referida al viaje/peregrinación del rey. Predominan más las leyendas de todo tipo que más tarde han sido recogidas documentalmente y en algunos casos son consideradas como parte de lo que se conoce como “historia”. En la búsqueda además me he alimentado del contacto con gente relacionada con el Camino. Sacerdotes, lugareños y peregrinos han aportado su información, sus opiniones y, lo que es más importante, sus vivencias. Con todo esto se alimenta la imaginación de un escritor. El resto es dejar volar la pluma o las manos sobre el teclado.

-¿Cuánto hay de real y cuánto de inventado, de “licencia literaria”, en la vida, conducta y pensamiento de Alfonso II, el protagonista de tu novela?

Casi todo es ficción. Bien es cierto que el contexto es histórico y que alguno de los acontecimientos que marcaron los momentos clave de su vida sucedieron en realidad. Su pensamiento que da lugar a su conducta, sus opiniones, sus dudas y sus conclusiones son totalmente creación del autor. He pretendido mostrar un personaje avanzado respecto de los que serían los paradigmas de su tiempo de forma que bien podría ser un personaje actual.

DSCN2959

El autor, Javier Tapia Salas, en la presentación de la novela en la Librería Muga de Vallecas (Madrid)

-Alrededor del Rey Alfonso II hay una serie de personajes. Empezamos por su tía Adosinda. Háblanos de ella y de su influencia sobre el joven Alfonso cuando estaba en Sámanos bajo el amparo del abad Argerico.

Adosinda es un personaje real. Era hermana del rey Fruela, padre de nuestro protagonista y más tarde reina al estar casada con Silo que reinó durante varios años. La tía Adosinda, como la llama el futuro rey Alfonso, es quien dirige sus primeros pasos y quien le pone en contacto con la vida a través de su mirada que hoy llamaríamos feminista.

-En Sámanos, además de con su madre y su hermana, tras la muerte de su padre el Rey Fruela El Cruel, el joven Alfonso convive y entabla una amistad muy fuerte con un joven novicio, Perfeuto. Háblanos de él y de su convivencia/amistad con Alfonso. ¿Cómo evoluciona la relación de Alfonso con Perfeuto?

Perfeuto y Alfonso nacen el mismo día, por azares de la vida sus destinos se unen desde la infancia, crecen juntos y reciben las mismas influencias. Cuando en la adolescencia sus caminos se separan, pues uno se incorpora al monasterio y el otro sigue los pasos que le llevarían a ser rey, ambos descubren un amor que va más allá de la amistad y que les mantendrá unidos a lo largo de toda la vida.

-Al partir desde Sámanos hacia Asturias, la tía Adosina (que será la esposa del Rey Silo, dos reinados antes del de Alfonso II), ella deja la educación del joven, además de en manos de los frailes, en la del druida Chano. ¿Quién es y qué enseña a Alfonso?

Chano es el trasmisor de la cultura ancestral de aquellas tierras. El amor por la Naturaleza y el respeto por las tradiciones conforman una especie de religión en la que también se integra el mensaje de amor y de perdón de Jesucristo. Chano enseña al futuro rey las mejores prácticas para la vida y para la convivencia basadas en el respeto, en la igualdad entre hombres y mujeres. También le presta sabio consejo cada vez que el ya proclamado rey se lo solicita. Y, cuando se descubre el sepulcro, Alfonso viaja hasta su retiro en la Liébana para conseguir de él otra información, otra perspectiva.

El anciano druida le descubrirá que esa senda, el Camino de las Estrellas, ya ha sido recorrida por otros muchos peregrinos desde tiempos ancestrales, llegando hasta el fin de la tierra conocida, el Finisterre bautizado así por los romanos. También le hablará de Prisciliano, otro hombre santo perseguido y ejecutado por la intransigencia y por la ortodoxia dogmática que probablemente sea quien este enterrado en el sepulcro que recién descubierto. Ese senda esta sembrada de puntos con una energía especial y uno de eso puntos es el Campo de la estrella. Todo esto acrecienta el interés del rey por viajar hasta allí.

-Pasan los años desde su estancia en Sámanos, donde hay intriga, misterios, violencia… y cuando es Rey, le llega el correo que anuncia el hallazgo de la tumba del Apóstol Santiago. ¿Qué importancia tiene en la vida del Rey y de su reino este viaje?

En ese momento el rey ya tiene 54 años. Ha sido una vida larga e intensa en la que se han sucedido intrigas internas, escaramuzas contra los musulmanes y aventuras y peligros fruto de la persecución que un abad fanático ordenara contra él. Pocos sobrevivían a esa edad en aquella época. Sin embargo nuestro rey está en la plenitud de su vida y emprende el viaje consciente de la trascendencia que tendrá para su vida y posiblemente para el desarrollo de la lucha contra los árabes invasores.

Durante el camino hasta el monte Libradón, el Campo de la Estrella, va a vivir casi una nueva vida. Conocerá aspectos de su reino de los que no tenía ninguna noticia, entrará en contacto con personas que le darán otras explicaciones acerca de temas que le preocupan, tendrá que intervenir en juicios e impedir injusticias y al finalizar el viaje descubrirá que el camino es tan importante o más que la meta.

-En la novela hay un alto componente religioso de la doctrina de la orden de San Benito. Pero Alfonso II emprende una aventura en pos del conocimiento y la verdad más allá de las doctrinas de una Iglesia corrupta. ¿Por qué?

No es tanto una iglesia corrupta  y la orden de San Benito, sino determinadas posturas dogmáticas e intransigentes y llevadas hasta el extremo de condenar y perseguir cualquier desviación. Esto juntamente con el espíritu libre e inquieto que ha desarrollado durante toda su vida le lleva a interesarse por otras explicaciones. En el Camino hasta la tumba recién descubierta entra en contacto con personas que le dan otra visión y le abren una perspectiva más amplia del mundo y de su relación con la divinidad.

Alfonso no quiere enfrentamientos con la Iglesia Católica, tan poderosa en aquellos tiempos, pero no se conforma con explicaciones dogmáticas y busca su propia verdad y su propio camino. Siempre dentro de unos principios de honestidad y solidaridad. Durante su vida repite con frecuencia  la frase de San Agustín “no importa el Dios al que reces si tu intención es buena”.

‘El primer peregrino‘ es una novela en la que también aparece la figura de la mujer. Bien sumisa desde el punto de vista de la iglesia, bien en igualdad de condiciones con el hombre, desde el punto de vista de Alfonso II. ¿Por qué has introducido este debate en tu novela?

Alfonso II según se deduce de los documentos estudiados era un hombre peculiar. En la novela las peculiaridades se muestran en varios aspectos. Los más relevantes son su talante abierto, su idea de la convivencia y su ecuanimidad como correspondería a un buen gobernante actual. La predominancia del sexo masculino sobre el femenino es un tema recurrente a lo largo de toda la historia y aún hoy está patente en nuestra sociedad. A un personaje como el Alfonso II de la novela le viene bien ese enfoque que le hace aun más humano, más cercano e incluso más simpático.

-De todos es conocido que quien ha recorrido el Camino de Santiago, dice que su vida cambia. ¿Cuál es el efecto espiritual que crees o afirmas que tiene esta peregrinación en la actualidad y la que siente Alfonso II y el séquito que le acompaña?

En el viaje de Alfonso el receptor es casi exclusivamente él. En la novela el séquito es muy escueto y las otras personas (con la única excepción de su amigo del alma Perfeuto) no “sienten” esa parte espiritual al estar más centrados en servir de compañía del rey y de atender a sus necesidades.

Para el peregrino actual el Camino de Santiago es una experiencia que se vive de muchas maneras muy distintas según las personas y sus expectativas, si bien es cierto que a casi nadie deja indiferente. Las explicaciones no son fáciles pues hacen referencia a vivencias más que a razonamientos.

Lo que definitivamente es incuestionable es que no puede ser casualidad que durante siglos esa senda haya atraído a  millones de peregrinos de todas nacionalidades e ideologías. La magia del Camino es una experiencia personal. Todo el mundo está invitado a descubrirla.

 

 

Anuncios

Información

Esta entrada fue publicada el 8 mayo, 2017 por en Nuestros autores.
A %d blogueros les gusta esto: